Top
TODOS QUEREMOS ALGO – Aller Fui Al Cine
fade
3954
single,single-post,postid-3954,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.3.1,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

TODOS QUEREMOS ALGO

todos-queremos-algo-2

TODOS QUEREMOS ALGO

Apreciado Richard:

 

Sin duda eres hombre de costumbres. Hay que ver lo que te gusta retratar eso del momento, el instante, el captar esas escenas que inevitablemente fluirán, no permanecerán. Y de vez en cuando, te pones más melancólico y retratas épocas pasadas. Haces bien: miramos la vida pasar y no caemos en lo maravillosos que fueron ciertos pasajes de nuestra vida hasta que los recordamos después, bien sean la despedida del instituto, o un viaje por Europa (que si bien recuerdo, a tus colegas Jesse y Celine les cambió la vida un encuentro en tren).

 

Volvamos a eso de recuperar detalles de nuestras vivencias: efectivamente, hay puntos de inflexión en la vida de los que no somos conscientes en el momentos de escribirlos. Muchos son un aparte, y no un seguido. Con esta historia te enfocas en un nuevo párrafo relevantísimo para cualquiera, la entrada a la universidad, concretamente en el fin de semana previo al comienzo del año lectivo. ¿Secuela de Movida del 76? Ahí retratabas el último día de instituto de unos chavales. Claro que también Boyhood acababa con el protagonista ingresando en el campus. La entrada a la universidad es uno de esos instantes clave, y las primeras horas son cruciales para hacerse un nombre. Marcar el territorio, mejor dicho.

 

Lo que has hecho es una película desde el punto de vista de tíos; de hecho, es una oda machirula a los años de la universidad: las relaciones entre ellos, en el deporte y con las pivis sobre todo. Normal al fin y al cabo ¿Qué son los universitarios más que unos muñecos cargados de testosterona y con un solo pensamiento en la cabeza? Y he ahí lo que satura de tu película majete. Porque la competitividad, el ambiente burdo y las inocentadas a novatos cansan. Y el hecho de que en tu película las chicas pasen de refilón, cual ganado y a cámara lenta, también (por cierto, lo del barro sobraba). Sin embargo, eres fiel a tu estilo y muestras de manera honesta a tus personajes, sin excusarlos pero tampoco sin caer en el chiste tontorrón.

 

Pasemos a la situación en la que se encuentran. Jake (Blake Jenner) y los suyos están muy bien definidos. Saben que en unas horas comenzarán la etapa de la madurez y -¿conscientemente?- exprimen esas horas al máximo: jugar, beber, follar, fumar,… Y justo hasta en ese fin de semana pasan cosas con las que inevitablemente no contaban.

 

todos-queremos-algo

 

 

Ay Richard…  que al final te me pones tonto. Si es que eres un sopazas ¿Qué? ¿A tí también te gustó la chica de pelo cobrizo de la habitación 307? Ahí es donde tu esencia más pura se asoma, y las cuestiones más trascendentales sobre la vida emergen, todo formulado por una chica con inquietudes que deja a Jake completamente flaseado. ¿No pasaba algo así en una conocida trilogía?

 

Te has sumergido en una película ochentera en todos los sentidos porque la dirección artística, la fotografía, y esa pandilla es fiel a una época. Además empiezas apuntando bien alto: ese My Sharona que apunta al espectador igual que el Yellow de Coldplay con el que conocíamos a Mason en Boyhood. O ese Heart of glass de Blondie… Me has ganado, lo reconozco.

 

Tu última película es una muestra más de tu mundo y de tu neura. Todos los directores tienen una, y la tuya es la insistencia en recoger momentos de la vida. Sin ser sobresaliente como el pack Antes de…, o matrícula como Boyhood, se queda con un notable, y gracias a cómo la finiquitas. Sin duda Julie y Ethan son tus talismanes. Ya nos dirás si vuelves a contar con ellos. Hacéis un gran equipo juntos.

 

 

P.D.Qué aviso más evidente escribe el profesor en la pizarra de ese aula abarrotada, pero como siempre sucede en tus películas, lo mundano se torna en trascendente. Por cierto, ¿Tú ya sabes lo que quieres?

lawebdemaria
No Comments

Post a Comment