Top
LAS AMIGAS DE ÀGATA – Aller Fui Al Cine
fade
3929
single,single-post,postid-3929,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.3.1,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

LAS AMIGAS DE ÀGATA

las-amigas-de-agata

LAS AMIGAS DE ÀGATA

En ese divino tesoro que es la juventud, hay vínculos inquebrantables en los que te refugias más allá de tu familia. Son tu apoyo, tus consejeros, tu pañuelo de lágrimas, tus pilares y tus risas. Unos lazos inquebrantables ¿O sí? En la vida, como dijo el filósofo, todo fluye, nada permanece. Y todo se ordena es una sucesión de ciclos. Aunque esto suene pretencioso, esas dos citas resumen lo que Las amigas de Àgata quiere contar: el paso de una etapa a otra.

 

Un cuarteto – número perfecto para una cuadrilla- de amigas de toda la vida ha comenzado la universidad. Ninguna no tienen muy claro lo que quieren en sus vidas. Normal a esas edades, donde las preocupaciones son nimias. Pero preocupaciones al fin y al cabo. Una de ellas, Àgata empieza a notar que algo ha cambiado.

 

las-amigas-de-agata-2

Laia AlabartAlba CrosLaura Rius, y Marta Verheyen querían hablar de esto. Lo tenían cercano, apenas habían entrado en la edad adulta unos años antes, y decidieron como proyecto de carrera hablar de ello. El también cuarteto de directoras pertenecen a la promoción de 2014 de la facultad de Comunicación Audiovisual de la Pompeu i Fabrá. La película es su proyecto de fin de carrera y también un homenaje a toda un generación. Las cuatro, encargadas también de la parte técnica, han sabido recoger un cambio, de esos que cuesta decirlos a la cara. Los muros comienzan a agrietarse en el momento que se entra en el campus universitario. Se descubre nueva gente y esos amigos/as que traías del instituto no son tan fantásticos/as como creías. Surgen nuevas ilusiones, nuevas personalidades, nuevas inquietudes… Un mundo por descubrir al fin y al cabo. La entrada en la universidad es la salida de la niñez y romper con esos lazos es extraño y duro, porque no se sabe todavía que lo que aguarda la facultad es mucho mejor que lo que se deja atrás.

 

Por eso Àgata (Elena Martin) siente un nudo en el estómago al no ver a sus amigas (Carla Linares, Marta Cañas y Victòria Serra) con los mismos ojos. Aunque quede con Carla, Ari y Mar, hable de chicos, critique a otras o salga de fiesta, ya nada es igual.  De eso habla este trabajo de fin de carrera que ha acaparado ya un buen ramillete de elogios. Ovacionada en el D’A, Las amigas de Àgata es un proyecto pequeño pero creíble. La situación es reconocible y la narrativa rebosa naturalidad por los cuatro costados, igual que sus actrices.

 

El halo que rodea esta película dirigida a ocho manos es de lo más acogedor. La mirada de Elena Martin emana dulzura y atrapa al espectador en este marco etéreo pero fresco. No sólo Àgata, también sus tres secuaces desprenden una naturalidad apabullante. La película consigue captar la fragilidad de la amistad, hablar sobre cómo el apego baja en la balanza donde apoyamos nuestras necesidades básicas en la vida.

 

Todos, o la mayoría, hemos sido Àgata y cuando echamos la vista atrás no nos arrepentimos de los cambios, pero lo rememoramos con melancolía, como la postal que recoge el último plano. “Al final las obras quedan las gentes se van, otros que vienen las continuarán… La vida sigue igual “.

 

 

 

lawebdemaria
No Comments

Post a Comment