Top
DEPARTAMENTO DE ESPECULACIONES – Aller Fui Al Cine
fade
3612
single,single-post,postid-3612,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.3.1,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

DEPARTAMENTO DE ESPECULACIONES

departamento-de-especulaciones

DEPARTAMENTO DE ESPECULACIONES

departamento-de-especulaciones-postada

 

Jenny Offill pone ternura hablando desde la más bestial frialdad. Breve, sin dilaciones, soltando la vida como nos llega. Departamento de especulaciones es una novela corta cuyo contenido da para largo. Y universal ahondando en la intimidad de la protagonista. Al fin y al cabo, eso es lo que más nos acerca.

 

La escritora detalla en tercera persona el día a día de una mujer, la esposa, como se llama a sí misma. Tenía un novio, se casó, luego vino una hija y los años indujeron a la pareja a entrar sin quererlo en un temible estado, la monotonía. Como si leyera la mente de la mujer protagonista, Offill recoge anécdotas en su trabajo, frases de conversaciones, recuerdos que dejaron más huella de la que parece, citas literarias que resumen situaciones de la cotidianeidad. El título alude a una costumbre que tenía la joven pareja cuando estaban en plena efervescencia, pero también recuerda a todos esos detalles con los que nos quedamos en la vida, esos momentos (mejor dicho, fragmentos) que recopilamos en el día a día. Offill nunca acerca a los personajes: siempre son el marido, la hija, el ex novio, etc. Sin embargo la sinceridad tan potente que se percibe de sus líneas acorta la distancia con el lector. El texto va acompañado de altas dosis de ironía y también de enfado. Ira contenida porque la vida no es tal como nos la vendieron. Y la protagonista, con eslóganes que el mundo civilizado nos inserta en cada esquina a todas horas, habla de esa decepción, de esa pérdida. Es libro es un compendio de esas percepciones, de esos actos nimios, pero no de las consecuencias que traen. Ella los menciona y con ello teje un puzzle a lo Kafka, y el paisaje resultante son los años de convivencia, una serie de reflexiones que vienen a la mente a causa de un duelo.

 

departamento-de-especulaciones

 

La decadencia romántica es un tema recurrente en libros y películas. En Blue valentine, Derek Cianfrance ponía el inicio y el ocaso de una historia de amor. Offill en su libro, al igual que el cineasta, se desquita de la azúcar y se queda con lo puro, pero no va a los extremos; recoge los estados puntuales del proceso que ha habido en medio. Porque es difícil encontrar el punto en el que la plenitud se resquebrajó, ese en el que la merma se hizo mucho más grande.

 

Offill maneja esas sensaciones con un tenacidad aplastante, tanto que es difícil sacarse la novela de la cabeza. Con párrafos eclécticos ha construido una novela muy compacta. Es mordaz, espontánea y por qué no decirlo, también esperanzadora. Departamento de especulaciones es la lectura perfecta para un fin de semana.

 

 

Quiero estar con los que conocen cosas secretas; si no, prefiero estar solo

Rilke

Libros del Asteroide

lawebdemaria
No Comments

Post a Comment